+49 931 452814-0 info@visomax.de
Desde la fundación hasta el acabado – una breve evolución de la empresa

¿Por qué «Visomax»?

 

Necesitamos ir al año 2003 para vivir la hora de nacimiento de nuestro razón social. En camino a un colaborador de desarrollo en Bélgica al miembro fundador, Ralf Thull, salió la idea de nombrar la empresa «Visomax».

Como, de verdad, ya siempre nos importaba mucho sacar VISualmente lo MAXimo todos los días, inmediatamente, se aprobaron la propuesta por unanimidad. La Omega en el logo no solo representa, para nosotros, la última letra del alfabeto grieco, sino también simboliza el último retoque. Pero como cada uno sabe, lo mejor siempre viene al último. Por ello, 18 años llevamos aspirando al acabado perfecto!

Desde la visión hasta la propia pasta de pulido

 

Era claro cuál fuera el nombre, pero el concepto seguía estando en proceso. Después de habernos ocupado de recubrimientos para vidrio y policarbonato, muy pronto crecía la pasión para tratar las irritaciones de barniz y los arañazos en superficies pintadas.

Teníamos conocimientos del pulir, del rectificar, también. No estabamos convencidos de los productos disponibles en el mercado de entonces, pero estabamos convencidos de que pudieramos hacerlo mejor que la competencia. Ya pronto, los miembros fundadores, Andreas Götz, Marco Petermüller y Ralf Thull, empezaban de forma más clásica probando, mejorando y desarrollando las pastas de pulir en el garage propio.

Un miembro nuevo ilumina la oscuridad

 

Muy pronto, el nombre  «Visomax» circulaba y junto con el aumento de la popularidad, no sólo llamabamos  la atención a clientes reputables como Rolls-Royce Motorcars, Aston Martin o Lotus, sino a nuevos empleados.

Con sus conocimientos técnicos, Markus Schick ponía en marcha el tema de la iluminación. La corriente eléctrica y circuitos eléctricos ya no eran territorio inexplorado y podíamos diseñar sistemas de iluminación para líneas de producción, pintores y acondicionamientos de vehículos.

Células robóticas y la producción aditiva

 

Los años que seguían nos mostraban qué dificil era para satisfacernos. Desarrollabamos propias máquinas eléctricas que, aún hoy en día, segiumos produciendo en nuestra propia factoría. En 2016, la mudanza de Zellingen a Waldbüttelbrunn no sólo tenía por consecuencia que hubieramos tenido  disponibles más metros cuadrados sino que también nos hubieran apoyado más empleados.

De esa manera, también llegaron empleados para los departamentos de CAD y de la robítica a Visomax y el camino fue preparado para otro hito de nuestra gama de productos – róbots que puedan rectificar y pulir automaticamente los superficies.

¡Consulte más impresiones visuales de los 18 años de Visomax y haga clic por nuestra galería de imagenes!

Para ver nuestras atractivas ofertas de aniversario, haga clic aquí.